6/8/20

El hilo


Cuando el hilo de Twitter se convirtió en una bobina que no dejaba de dar vueltas, algunos pensaron que aquello no era para tanto. Cuando alcanzó las dimensiones de una inmensa madeja, ni Ariadna habría sido capaz de escapar de ese laberinto que se bifurcaba imparable.

Ya nadie necesitaba doscientos ochenta caracteres. Pocas y gruesas palabras bastaban para manifestarse. Del tema inicial, elegir playa o montaña, nunca más se supo.

68 #setentapalabras
© JM Jurado

2/8/20

Sin remedio



—No lo hagas.

La súplica carecía de firmeza. La voz que reclamaba quietud sólo era un susurro mientras su cabeza negaba una y otra vez. Pero no supo controlar el brillo de sus ojos verdes  cuando comenzaron a aclararse. Es sabido, hay lenguajes sin palabras.

Él no apartó su mirada. Cuando puso su dedo en el borde de los labios de ella y su boca se abrió, no hubo remedio.

67 #setentapalabras
© JM Jurado

8/7/20

El príncipe azul


En la madrugada atronadora del bar él preguntó:

—¿Tú qué buscas? ¿Un príncipe azul?

La consulta, alcohólica, revelaba una sensibilidad de subsuelo. Pero, mirándolo de arriba a abajo, a ella no le extrañó.

—No. Ni a ti —respondió.

Después, de regreso, mandó ese mensaje que llevaba días escrito pero no había enviado: "Te quiero". Minutos después, desde cientos de kilómetros de distancia, recibió respuesta de su príncipe multicolor: "Te quiero".

66 #setentapalabras
© JM Jurado

18/6/20

Valhalla

¿Lo recuerdas?

¿Cómo olvidarlo?

Era imposible la desmemoria de lo sucedido en aquel sillón. Lo ocuparon con la palpitante intensidad de la impaciencia, con la entrega de las pieles al reconocerse en la presencia atemporal del amor, con el reencuentro silencioso en el placer de la contemplación.

¿Conoces Valhalla? dijo ella.

No.

Tiempo después, cuando él recordó aquel lugar, las piedras y los blasones ocres que relataban historias, lo entendió.


65 #setentapalabras
© JM Jurado