16/6/20

Tiempo



De pronto, tuvo tiempo. Mucho tiempo. Todo el tiempo. “Puedo dar tiempo al tiempo”, pensó. Lo tenía en tal cantidad que, pronto, dejó de tener valor cuando comprendió que no podía utilizarlo. Todo lo que requería de su tiempo se quedó al otro lado de la puerta de su casa. Inaccesible.

Mientras, los demás tiempos, aquellos que antes compartía, continuaron transcurriendo acumulando horas, que se hicieron días, alimentando el alejamiento.

64 #setentapalabras
© JM Jurado

No hay comentarios :

Publicar un comentario